Finanzas

Noticias

El FMI aumenta los límites de su servicio de préstamos en condiciones favorables, lo que genera advertencias por parte de activistas contra la deuda

14 October 2021 | Traducción:Gustavo Alzugaray

En julio el FMI aprobó reformas para ampliar los poderes de préstamo del Fondo Fiduciario para el Crecimiento y la Lucha contra la Pobreza (FFCLP), su servicio de préstamos en condiciones concesionarias, a fin de permitir que el FMI “apoye mejor” a los países de ingreso bajo (LIC) en su respuesta a la pandemia. Los límites de acceso al FFCLP se han aumentado al 145% de la cuota anual del FMI de un país y al 435% para el tamaño total del préstamo, frente al 100% y el 300%, respectivamente. Además, para los LIC más pobres que pueden optar a un “acceso excepcional”, se han eliminado por completo los límites estrictos sobre el tamaño de los préstamos en condiciones favorables.

El FMI desembolsó USD 10.000 millones a través del FFCLP en 2020, la mayor cantidad en la historia del fideicomiso con distancia, mientras que 2021 ya es el segundo año con los préstamos más grandes. La gran demanda de recursos, junto con los planes para aumentar la capacidad de préstamo, han llevado al FMI a pedir que los países ricos otorguen USD 4.000 millones y otros USD 17.900 millones en DEG, prestados a través de una canalización de las nuevas asignaciones de DEG de los países ricos al FFCLP (véase el Observador de Otoño de 2021).

Al reflexionar sobre las reformas del FFCLP, Tim Jones, de la organización de la sociedad civil británica Jubilee Debt Campaign, declaró que “el FMI está proponiendo un enorme aumento de los préstamos y, por lo tanto, de la deuda para los países de ingreso bajo. En ausencia de reestructuraciones proactivas de la deuda, estos préstamos se utilizan principalmente para rescatar a los prestamistas imprudentes anteriores, mientras se aplica la austeridad en el país prestatario. Los verdaderos beneficiarios son los bancos y los fondos de cobertura de los países ricos, mientras que los ciudadanos están empobrecidos”. Haciendo hincapié en las preocupaciones sobre la deuda, la investigación de la red Eurodad, con sede en Bélgica, publicada en marzo, ya había observado el aumento de las vulnerabilidades de la deuda para los países en desarrollo como consecuencia de la pandemia.