Finanzas

Noticias

Colapsa el reinicio del acuerdo de préstamo del FMI a Pakistán con el cambio de gobierno, ya que los crecientes costos del GNL respaldado por la CFI se suman a la carga fiscal

9 septiembre 2022


Notice: Undefined variable: briefing_cover in /var/www/web130/web/wp-content/themes/bretton-woods-project/library/template-fragments/article.php on line 70

Pakistán ha reabierto las negociaciones con el FMI para reanudar un desembolso de USD 1.000 millones de su estancado Servicio Ampliado del FMI de USD 6.000 millones, después de que el primer ministro Imran Khan fuera destituido en abril tras una moción de censura, lo que frustró un acuerdo para reiniciar el programa de préstamos (véase el Observador de Primavera de 2022).

El reinicio anterior del préstamo del FMI a Pakistán había provocado la ira de los grupos de la sociedad civil ambiental pakistaní, ya que un mini presupuesto vinculado al programa había eliminado las exenciones fiscales para los componentes de energía renovable importados y los vehículos eléctricos, en un golpe a los objetivos climáticos nacionales acordados en el país (véase el Observador de Primavera de 2022).

Según un artículo del 3 de junio en el Financial Times, el gobierno de Pakistán está ahora aumentando el costo de la energía para sus ciudadanos, a pesar de la crisis mundial de alimentos y combustibles (véase el Observador de Verano de 2022), en un esfuerzo por cumplir con las condiciones del FMI. En el periódico se señalaba: “El gobierno … ha aumentado los precios del combustible en más de un tercio en dos etapas diferentes este mes después de las solicitudes del FMI para eliminar los subsidios”.

Entre los problemas que exacerban la crisis fiscal de Pakistán se encuentra su creciente dependencia de la importación de gas natural licuado (GNL). Un informe de junio del International Institute of Energy Economics and Financial Analysis, con sede en Estados Unidos, constató que “el aumento de la dependencia del GNL ha exacerbado la inseguridad energética y las luchas financieras para el gobierno, los hogares y las empresas, y los sectores económicos” y advirtió que esto ha expuesto al país a los shocks de precios de las materias primas.

Según una investigación publicada en abril por la organización de la sociedad civil Recourse, con sede en los Países Bajos, la Corporación Financiera Internacional (CFI), el brazo de inversión privada del Banco Mundial, desempeñó un papel fundamental en la inversión en la primera terminal de importación de GNL de Pakistán en 2015, proporcionando USD 35 millones en préstamos y apoyo de capital al proyecto.